La abuela insensata

El «(…) todo es según el color del cristal con que se mira (…)» de Ramón de Campoamor es una de mis frases de cabecera. Me parece que explica muchas cosas, porque todo depende.
Hace unas semanas, me dirigía a pie con una compañera de trabajo a un bar de menús que hay cerca del periódico, donde solemos matar el hambre cuando no podemos perder el tiempo en ir a casa. Era un día tremendamente soleado, tórrido, y en el polígono industrial donde está la sede del periódico hay pocas sombras. No me refiero a que todo sea perfecto o brillante, sino a que faltan toldos, árboles o tejadillos bajo los que guarecerse del sol.
Aquel día hacía tanto calor a la hora de comer que, si nos hubiéramos cruzado con un beduino en su camello, no nos hubiera llamado la atención. Seguramente, no lo habríamos ni mencionado.
Íbamos tan panchas por la acera, hablando de nuestras menundencias, cuando se nos acercó una mujer bastante mayor, cargada con bolsas de supermercado. Iba resoplando tanto que se diría que iba a explotar.
Nos preguntó dónde paraba la guaga y, como era un poco más allá y nos cogía de paso, me ofrecí a llevarle dos de las bolsas.
Este polígono es una especie de cul-de-sac de la ciudad. Después sólo está el océano. No es un lugar que conduzca a otro y, por lo tanto, el transporte público es muy escaso. Además, para llegar, hay que subir una cuesta larga y empinada que en coche se hace en un pispás, pero que a pie resulta una odisea.
En esta tesitura, entre el calor y el paupérrimo transporte público, acercarse al polígono sólo para comprarle al nieto sus croquetas es una insensatez, de ese tipo de insensateces que solo hacen las abuelas.
Y aquí es donde viene a cuento lo del cristal de Campoamor.

6 Comentarios

  1. Elisa
    | Responder

    …Mira que llevo tiempo leyendote y nunca me canso, es más, te espero como agüita de mayo.

  2. antonieta patateta
    | Responder

    cada vez escribes mejor, pero esta vez el final te ha quedado sosito

  3. Tienes razón. Muy sosito, sosón, sosainas, sosera, sosillo, soseta … ¡sosísimo!

  4. emma
    | Responder

    yo no lo veo soso, lo veo justo y certero. lo hemos entendido todos. sólo apunto una cosa, también las madres hacemos esas cosas

  5. elia
    | Responder

    Las abuelas y las madres y las amantes y las enamoradas y las hijas……….todas hacemos insensatezes sobretodo por amor y por tratar de agradar.
    Estoy con Elisa , con la que coincido casi hasta en el nombre , espero (como agua de Mayo) tus historietas , que deboro,analizo y recomiendo.
    Continuo sonriendole al CAFE CON LECHE.Y no digo mas porque luego me toman de aduladora.

  6. cuinpar
    | Responder

    Ni tan soso, queridas, porque a mí me entraron unas ganas de irme a ver a mi abuela y colgarme de su pescuezo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad