Diálogo entre besuga y camarero

Este sábado fui a ver una función de ballet con mis hijas y una de sus amigas. Como llegamos con bastante antelación, nos sentamos en la cafetería del teatro a tomar un tentempié. Acabamos y decidimos que aún nos daba tiempo de hacer otra cosa antes de que abriera la sala. Como soy muy impaciente, no esperé a que viniera el camarero para pagar y fuí a su encuentro para hacerlo cuanto antes.
Él estaba en la barra cargando su bandeja con otro pedido. Le dije lo que quería y él me respondió: «17».
Terminó de completar su bandeja y se marchó en dirección a la terraza. Yo me quedé mirando a los tres camareros que esperaban tras la barra. Los tres estaban con los brazos caídos a la espera de trabajo, pues era un momento de tranquilidad.
Ellos me miraban y yo les miraba. Y, como tardaban, reiteré: «Me hacen la cuenta, por favor».
Uno de ellos, el que estaba más cerca de la máquina registradora, me contestó con una sonrisa: «17».
Yo le respondí: «sí, la 17».
Y así estuvimos unos minutos. Yo, con prisa, pero tranquila, pues la sonrisa del camarero impedía cualquier asomo de enfado por mi parte, pero el hecho es que no me hacía la cuenta de la «17» y ninguno de los tres hombres que estaban tras la barra estaba haciendo nada en absoluto.
Al cabo de unos instantes, volví a insistir: «La mía es la 17, me haces la cuenta».
Y él, todo sonrisas, contestó de nuevo: «17»
Así estuvimos quizás diez minutos. Yo decía «17» y él respondía «17». No caí hasta el cuarto o quinto «17». ¡17 era la cantidad que debía pagar!
Cuando lo entendí, me entró un ataque de risa, pagué y salí de allí bastante más divertida que avergonzada. El camarero, sin embargo, mantuvo la compostura hasta el final. Todo un profesional.

4 Comentarios

  1. ELIA
    | Responder

    Muy bien denominada Besuga ……..¿estabas un tanto espesa?con lo listiña que me eres tu …………
    Asi como fui leyendo estaba claro que eran 17 euritos , mi niña .
    En fin , gracias al detalle echaste unas risas , no hay cosa mejor que reirse de uno mismo.
    Besos , hermosa.

  2. Fite tu.

  3. Esther
    | Responder

    Bueno, algo de mala baba tenía el camarero, ¿no? Tampoco le costaba añadir la palabra «euros» después del «17» 😉

  4. No, yo creo que le pasó lo mismo que a mí. Que no caía en que yo no estaba cayendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad