El hombre de los huevos

Ayer por la mañana recibí una lección de esas que duran segundos y que, sin embargo, te dejan cavilando durante horas.
Serían las once de la mañana de este martes, 8 de septiembre, -festivo en Gran Canaria por ser el día de su patrona, la Virgen del Pino-, y no había un alma en la calle salvo yo misma, que me dirigía al trabajo, pues es sabido que el santoral no rige para la prensa.
Caminaba cabizbaja, pensando en que hacía un día magnífico para ir a la playa, cuando un pequeño utilitario rojo se detuvo a mi lado. Su conductor, un hombre moreno de unos cuarenta y tantos, del que no recuerdo ningún rasgo destacable, tal era la normalidad de su aspecto, me preguntó si era de la zona. Yo le contesté que sí, dispuesta ya a dar indicaciones sobre esta calle o la de más allá. teror.jpg
Estaba tan segura de que me iba a preguntar una dirección o un horario que, cuando me ofreció «huevos de corral fresquitos puestos hoy mismo», reaccioné con una sonrisa que era más el inicio de una risa y le contesté que no. No agregué que si estaba loco, pero se me pasó por la cabeza y me temo que me leyó el pensamiento.
Fue todo tan rápido que no reaccioné hasta que el hombre ya se había marchado. Entonces me di cuenta de que había sido una burra, que uno no puede contestar así -con una sonrisa que era el principio de una risa- a un hombre que se busca la vida con huevos frescos de corral en una calle sin un alma porque es festivo. Al instante, pero demasiado tarde, comprendí que lo menos que merecía el hombre de los huevos era un respeto.
También me pareció una señal -otra- de que la situación económica está muy fea.
Aunque no todo el mundo saca la misma conclusión. Antes de escribir este post, conté la historia a un compañero, pero debí de hacerlo muy mal porque su única reacción fue preguntarme si le había comprado los huevos.
(La foto es de Arcadio Suárez. No había un alma en mi barrio porque como se ve en la foto todas estaban en Teror, donde está la basílica de la Virgen del Pino)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad