Imágenes obscenas

Muy cerca de mi casa hay una esquina donde al parecer se pueden dejar trastos para que los recoja el ayuntamiento. He llegado a esta conclusión de una forma empírica porque a veces
al pasar por la mañana veo una lavadora que ha sufrido un incendio y a la vuelta, por la tarde, ya no está.
O una silla coja, o una maleta que podría haber pertenecido a Picaporte, el ayudante de Philleas Fogg, pero en su versión Cantinflas. O un par de zapatos que tienen todavía un paseo o una patineta con algo de roña, como en aquel programa de televisión tan efímero como destornillante que se llamó Roña en el alma, o así.
A veces hay personas hurgando en el interior del contenedor que hay en esta esquina, junto al que aparecen tapas de retrete u ordenadores pasados de moda. Son los «hurgueros», según una definición que me dio hace ya algunos años un cura muy combativo que llevaba Cáritas allá por los 90 y que, según él, daban la medida de la miseria que había en la ciudad.
Me he acostumbrado a sortear esta esquina del deshecho, pero el otro día me econtré con esta estampa que fotografié con el teléfono porque me pareció obscena en un contexto en el que todo se desmorona. la foto.JPG
Son varios libros de texto, colocaditos en orden y bien a la vista. Puestos en un escalón como para que no se estropeen.
Me parecieron -ay qué imaginación- que su antiguo dueño los abandonaba con dolor, porque no podía mantenerlos en esta sinrazón que son los continuos cambios editoriales que sufrimos los padres de niños en edad escolar.
Y de repente mi cabeza que a veces se disloca y se topa con ejemplos disparatados, pensó en esos libros como en un bebé que uno abandona porque no lo puede cuidar, pero lo abandona con toda su ropita y en un lugar donde estará seguro, donde alguien lo recogerá para cuidarlo mejor y darle la vida que uno no puede ofrecerle.

2 Comentarios

  1. ELIA
    | Responder

    Pues si , probablemente los dejaron ordenaditos para que los aprovechara alguien.
    Es un dolor y un paston el tinglado de los libros de texto.
    Es un cazo como una olla el cambio de edicion , de editorial y de mil murgas para sacarte los dineros y que cada año sea mas costosa la vuelta al cole .
    ¡¡¡¡QUE VERGUENZA!!!!
    PAIS DE PANDERETA ………………………

  2. Daban ganas de darles asilo, la verdad. Besos Elia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad