¡Nos exploran!

Publicado en: actualidad 4

Hace unos días sufrí un moderado sobresalto sobre el que no escribí en su momento porque pensé que sería mucho mejor esperar a sentirme más repuesta y a que mis nervios recuperaran su compostura acostumbrada.
Una vez que ha pasado un tiempo que considero prudencial, me dispongo a contar el motivo del susto -nunca diría que mayúsculo- que sufrí el otro día mientras paseaba por los alrededores del parque Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria.
En concreto, andaba por el paseo que comunica la Base Naval con el centro comercial El Muelle, mole arquitectónica conocida también en la ciudad como el mamotreto. Recuerdo que aquel día caminaba hacia el centro comercial con total naturalidad e inocencia, entretenida con las boberías que considero pensamientos, cuando me crucé con una extraña pareja que parecía salida de una novela de Julio Verne o, mejor, de un relato de Agatha Christie, de aquellas historias que la dama inglesa hacia transcurrir en remotos parajes del imperio británico.
Eran muy blancos de piel, casi transparentes y de mediana edad. Pero lo que me llamó la atención no fue este aspecto, harto normal en una isla que lleva cien años recibiendo turismo del norte europeo. Lo que me extrañó fue la indumentaria. Ambos llevaban prendas de color caqui, beige y canelo, como de camuflaje; zapatos de aventura, sombrero como para ir a la selva y mochilas más propias de un oasis en el desierto que de una de las zonas más céntricas de una ciudad europea, como es ésta.
A esta pareja siguió otra, disfrazada de similar guisa. Y otra, y un grupo, y dos damas que iban solas, y otra pareja, y un trío… Llevaban salacots, pamelas, pantalones de expedicionario, chalecos de aventura… Entre todos completaban el catálogo de una de esas tiendas especializadas en equipos para aventuras de supervivencia.
Es sabido que si se va todo recto desde la Base Naval hacia el El Muelle y una vez allí se coge a la derecha, se llega al muelle -éste sí un muelle de barcos- de cruceros. Ahí estaba la explicación. Procedían de un barco de cruceros que acaba de atracar en el puerto. No sé que tipo de información tenían de la isla donde acababan de dejarlos el buque, pero a alguno sólo le faltaba el cazamariposas, la mosquitera y la escopeta para completar el cuadro.
Pero antes de llegar a esta conlusión, mi primer pensamiento fue «¡cielos! ¡nos exploran» , porque, como iba enmimismada, me vi envuelta en el grupo de expedicionarios en un abrir y cerrar de ojos. Y, de repente, me sentí nativa de alguna tribu ignota.
(Este es el trailer de un documental sobre las visitas de Agatha Cristhie a Canarias. También estuvo en Gran Canaria, aunque parece que aquí no se menciona. )

4 Comentarios

  1. antonieta patateta
    | Responder

    Es muy muy bueno. Tienes que escribir una novela. Este podría ser el principio, claro que con este principio tendría que ser de humor. Me lo paso muy bien leyéndote cada mañana.

  2. Ángeles Arencibia
    | Responder

    Antonieta, no es broma, es un caso real. Osú.

  3. totoyo
    | Responder

    ¡coño!, ese documental, con Andres Chaves incluído, ¿no estará hecho en Tenerife, por un casual, y por chicharreros? Seguro que no, qué mal pensado soy, como iban a obviar su paso por el Santa Catalina, nuestro hermanos de la isla vecina….

  4. Cuinpar
    | Responder

    Jajajajajaj!!! Fuerrrrrte mala leche, totoyo! (Casi me equivoco y pongo «pocoyó»)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad