Una bandejita con la cena

Publicado en: actualidad 0

Que los tiempos adelantan que es una barbaridad no es algo nuevo. Ya lo decía don Hilarión, me parece, en La Verbena de la Paloma.
Vamos siempre tan deprisa que la vida no nos pasa, nos roza. Algo así como lo que me dijeron de una estudiante poco aplicada; «Ella pasó por la universidad, pero la universidad no pasó por ella».
Así vamos, corriendo de acá para allá, como un hamster dentro de su rueda, como el galgo que persigue la liebre o como la mula que camina con orejeras.
Las cosas van cambiando, cambiando y cuando nos damos cuenta casi nos dan un susto, porque nos percatamos de golpe y no de a poquito.
El otro día hacía cola para conseguir un buen sitio en un vuelo de bajo coste y me encontré animando a una mujer asiática que no conseguía que su abultada maleta entrara en la jaula de las medidas.
¡Claro que entra! ¡Sí que cabe!, jaleábamos a nuestra compañera mientras el azafato de la aerolínea le advertía de las graves consecuencias que afrontaría si fracasaba.
La pasajera asiática lo logró verdaderamente por los pelos, pero después le tocó a otra mujer que,pese a haber pagado por gozar de prioridad -manda castaña-, se veía ahora en la tesitura de meter en una maleta a la que ya le estallaban las costuras, un bolso de mano ¡entero!
La pobre no se lo creía, mientras sacaba una par de zapatos para meter otra cosa y desesperarse otra vez porque el puzzle no tenía solución.
Tampoco se lo creía el matrimonio joven al que la compañía no concedía ningún tipo de privilegio a pesar de que con ellos iba su pequeño hijo de meses.
Éste fue uno de los momentos de los que hablaba, en los que te das cuenta de golpe de lo que han cambiado las cosas.
Mucho más cuando mi compañero de viaje me dijo: «Te acuerdas, cuando viajábamos con asiento reservado, nos daban una almohadita, juguetes para los niños y una bandejita con la cena».
Ay, sí, sí, me acuerdo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad