Doña Rece, las visitas y el pescado

Publicado en: actualidad 0

Hace ya días que se habla de que viene la recesión, un término que, según la Real Academia Española, proviene del latín recessĭo, -ōnis, y tiene dos acepciones:
Uno: Acción y efecto de retirarse o retroceder. Y dos: En economía, depresión de las actividades económicas en general que tiende a ser pasajera.
Esto último de que «tiende a ser pasajera» resulta hasta una buena noticia en estos tiempos que corren. La recesión es como el Coco, el que venía a buscar a los niños que se portaban mal. Y no sé yo si será lo mismo: una amenaza para que apuremos aún más el cinturón, ése que tenemos ya tan acribillado.
El día que el ministro Solbes admitió que España podía caer en la recesión en un par de meses y a continuación Europa dijo que practicamente el país ya estaba en ella, me imaginé que la susodicha era una señora grande y con sombrero, vestida con el estilo anticuado de Margaret Thatcher, que llegaba a casa de visita y todos nos desvivíamos por agradarla. ¡Niñas, salgan a saludar que ha llegado doña Recesión!
Vivimos tiempos históricos. Grenspan decía el otro día que ésta es una crisis que sólo se da cada cincuenta o cien años. Y en una tertulia de radio un reputado experto cuyo nombre no sé decirte afirmaba que lo único cierto era que nadie podía saber qué iba a ocurrir a continuación.
La duda es cuándo llegará doña Recesión, hasta dónde nos hará retroceder y cómo de pasajera será su visita. Será larga y pesada, de esas que no sabes como sacudirte de encima o será fugaz como algunas estrellas. Yo creo que debería tener en cuenta que «el huésped y la pesca a los tres días apesta», como le dejó dicho Lola Flores al torero Juncal.
Al pescado también recurrieron Tip y Coll allá por los setenta o principios de los 80. Recuerdo una aparición de la pareja en la tele, sería en blanco y negro, en la que tan serios como solían anunciaban: ¡Sube el pescado! y se veía un pez de cartón piedra subiendo por la pantalla. A continuación decían «Y baja la bolsa», entonces una bolsa de la compra descendía a toda pastilla.
Quiero preparar mi casa para cuando llegue doña Rece, pero, la verdad, no sé qué swordtail-IMG_5955.jpgmás puedo hacer. He recortado de aquí y de allá, aunque dudo que esto sea una buena estrategia, porque lo que yo recorto lo siente bar de la esquina, el restaurante a donde solía ir algún domingo o el concesionario de coches que me temo que va a seguir sin verme el pelo otra porrada de años.
Supongo que después de Rece vendrá Ascensión, cuya primera acepción en el diccionario de la RAE es «acción y efecto de ascender». Al fin y al cabo, hablamos de cuesta cuando en enero tenemos que volver a la carga tras la sangría de las fiestas navideñas. Entonces gritaré alborozada: ¡Niñas, salgan a saludar rapidito que está aquí doña Ascensión!
(Foto: Xandert/ Morguefile. Y él se pregunta: ¿Qué hago yo aquí?)
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad