Lo que vale una plancha de pelo

«Desde que tengo la plancha soy feliz». Me lo soltó así, sin más preámbulos, con la sinceridad y el desparpajo propios de una conversación entre desconocidas. Además, el lugar donde nos encontrábamos la desconocida y yo era apropiado para confidencias. Estábamos las dos en un baño turco, sentadas frente a frente. y entre vapores nos sinceramos en cinco minutos
Se refería a una plancha de las que se usan apara alisar el pelo y no a las que se emplean para quitar las arrugas a la ropa, o para cocinar un bistec.
Y me lo dijo así, con rotundidad, segura de sí misma. Después me fue aclarando que tenía el pelo algo rebelde y que esa circunstancia la había traído de cabeza desde niña.
Cuando llegó mi tiempo me despedí, salí de la cabina y me metí en la ducha con aquella frase en la cabeza. Me pareció que tenía carácter de declaración de principios y que podía equipararse a otras grandes palabras de la historia. Como aquel «juro que no volveré a pasar hambre» de Escarlata O’hara plancha.jpg»
Desde luego, no creo que mi confidente no tuviera otros problemas. No me pareció ni una mema ni una frívola; simplemente había solucionado un asuntillo y los asuntillos también tienen su importancia en el rompecabezas con el que vamos componiendo nuestra felicidad.
Esto sucedió ayer. Esta mañana, mientras me dirigía en coche al trabajo oí en la radio a varios dirigentes sindicales y políticos escandalizados por la jubilación que se lleva un directivo bancario .
¡Tres millones de euros! ¿Qué habrá hecho para merecer tanto dinero? ¿Habrá descubierto una cura para el cáncer? , me pregunté. ¿Será verdad que el dinero da la felicidad?, me volví a preguntar.
Me dejé ir por estos derroteros mientras aguardaba en un semáforo, cuando me vino a la cabeza mi vaporoso encuentro del dían anterior y la felicidad que esconde una modesta plancha para alisar el pelo.

6 Comentarios

  1. ELIA
    | Responder

    YO TENIA UNA COMPAÑERA DE COLEGIO QUE SE PLANCHABA EL PELO PERO CON UNA PLANCHA DE LAS DE ANTES , SIIIIIIIIIII,NI SIQUIERA DE VAPOR , DE LAS DE SIEMPRE Y TENIA QUE CONTORSIONARSE PARA PODER PONER LA MELENA SOBRE LA MESA DE PLANCHAR , DESPUES DE TAL ESFUERZO EL PELO LE QUEDABA FATAL , PERO FATAL,FATAL , LE SALIA DISPARADO…….
    POBRECITA , SOLO ACORDARME ME MUERO DE RISA .
    La de tu baño turco , una frivola , no me fastidies.Una plancha no da la felicidad y si la da …..que vida tan vacia , mecachis.

  2. Muy bueno lo de la tabla de planchar. Ja, ja.. Una amiga mía me contaba de una de su clase, en el instituto, que se lavaba el pelo en el fregadero de la cocina con mistol por no sé qué razón. Podría haber sido amiga de la tuya. Y respecto a la del baño turco, hombre quizás me exliqué mal. No creo que la plancha sea el centro de su vida. Sólo que se la ha hecho un poquito más fácil.

  3. ELIA
    | Responder

    Lo del mistol me parece fortisimo.Esa debio de entender mal , lo idoneo era el jabon lagarto pero creo que te lo puedes llevar a la ducha y no martirizarte en el fregadero ¿no?
    Tambien nos echaban vinagre en el ultimo aclarado para que brillara mas y apestabamos a ensalada …………je,je,je
    Lo importante es que entre pelo y pelo echamos unas risas.

  4. Creo que era pobre y no tenía ducha.

  5. Cuinpar
    | Responder

    Pues sepan que yo me siento totalmente identificada con esa señora de la plancha del pelo. Mi vida es otra desde que tengo un iPod y una batidora con accesorio picador.

  6. Maria Montserrat
    | Responder

    Hola, yo también soy feliz desde que tengo mi plancha de pelo Karmin G3 porque no me gustan para nada mis alborotados y desordenados rizos, ahora con mi plancha soy una mujer diferente en cuanto a satisfacción personal como en mi cambio de look porque aliso mi pelo y quedo sorprendentemente hermosa 🙂
    Os cuento que mi prima se planchaba el pelo con la plancha de la ropa, acostaba su cabezota en la tabla y empezaba a alaciar su pelo arriesgado a quemarse no solo el pelo sino su rostro, era fatal y cómico verla en esa situación, ahora ya desistió y tiene una plancha de pelo, menos mal, porque ya los tiempos han cambiado y no estamos en la edad de piedra jajaja. Saludos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad