¡Te sigo leyendo!

Esta mañana de miércoles lluvioso -¡cómo corre la semana!- me he cruzado con un amigo que iba emboscado entre  boina,  bufanda y unas gafas de sol, de tal manera iba cubierto que sólo lo reconocí cuando ya el choque era inminente: “¡Te sigo leyendo!”. me dijo al cruzarnos.

Me lanzó esa frase como quien manda un abrazo, o al menos así me la tomé yo, que soy muy dada a este tipo de ocurrencias. Yo iba en bicicleta, que es mi más querido medio de transporte, y seguí mi camino dándole vueltas a la frase de mi amigo al ritmo del pedaleo.

Pensé que eso que me había dicho  era lo mejor que me podían decir, pues yo soy un ser que escribe. También soy otro tipo de cosas -madre, hija, hermana …-, pero fundamentalmente, si me preguntan qué soy, diría que soy eso: alguien que escribe.

Clases de cantoAl cabo de dos o tres manzanas paré en un semáforo y me fijé en un cartel que alguien habían pegado con cinta adhesiva en una farola y que decía: “Se dan clases de canto”.

Pensé en cómo hemos cambiado a cuenta de la crisis, en que ya a casi ninguno de nosotros se nos caen los anillos, porque los hemos vendido todos, y  en que hay un montón de gente inventando fórmulas para ganarse la vida porque lo de antes ya no sirve.

Estamos en plena revolución , como lo fue la industrial en su momento, y hay que adaptarse a los tiempos. Ahora hay cosas que han perdido su valor , pero también oficios antiguos que vuelven por la crisis -el zapatero remendón es un ejemplo-. Hace un par de días trataron de venderme un cactus enano en la calle, lo que me recordó al limpiador de oído ambulante que me abordó en NuevaDelhi hace ya más de 20 años.

Fue al  llegar a casa, cuando oía ya los ladridos de bienvenida de mi Kobe alias Walter,  cuando empecé a preguntarme si también podría yo poner un anuncio en una  farola que dijera: “Se escribe”. Como quien dice “se cose” o “se corta el pelo”. Pero me temo que no es lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad