Tortilla de jamón y amor

Se levantó al alba. Con  tanta antelación, que habría podido ir al gallinero. Eligió dos huevos de la nevera. Dispuso un plato hondo para batirlos. Sacó el envoltorio del jamón que había comprado el día anterior y se dio unos instantes para pensar cuál sería la mejor manera de trocearlo y también qué cantidad debía utilizar.

Decidió cortar una tira a lo ancho que atravesara todas las lonchas. A continuación troceó la tira en el otro sentido.

Mientras, los huevos ya se habían templado. Los batió. Primero las claras y después con las yemas. huevo - 1

Buscó una sartén de las nuevas. Unas gotas de aceite y calor.

Agregó el jamón en pedacitos al huevo batido y una pizquita de sal, y esperó a que la sartén ahumase un poco.

Vertió la mezcla y fue levantando con cuidado por los extremos a medida que el huevo cuajaba para que el líquido de la parte superior pudiera también cocinarse.

Le dio varias vueltas. No podía quedar jugosa, aunque ella las prefería así, pero no en esta ocasión.

La sacó de la sartén y la colocó sobre un plato cubierto con papel de cocina para que retuviera el aceite sobrante, unas gotas apenas.

La colocó junto a la ventana abierta para que se enfriara. La dividió en cuatro pedazos y abrió cada uno por la mitad.

Buscó el pan de molde, partió en dos un par de rebanadas y, con todo expuesto sobre el poyo de la cocina se puso a maquinar cuál sería  la mejor forma de empaquetarlo.

Media porción de papel de cocina envuelta en film resolvió cada uno de los cuatro emparedados que metió a su hija en la mochila.

«Toma cariño, son sandwiches de tortilla con jamón y amor».

5 Comentarios

  1. UNo
    | Responder

    Muy tierno artículo Ángeles. La verdad es que después de los «cienes y cienes» de «sandwiches de tortilla con jamón y amor» que le he preparado a mi hija, valoro más que nunca el trabajo de mis padres.

    Saludos

    • Ángeles Arencibia
      | Responder

      Y yo. Me pasa lo mismo. Serán cosas de la especie humana.

  2. Antonio Miguel Hernández Benítez
    | Responder

    Y la dejó ralita?

    • Ángeles Arencibia
      | Responder

      No Tony, la dejó sequita porque era para llevar.

  3. Esther Arencibia
    | Responder

    Pura poesía. Me chifla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad