Un beso volado en el semáforo

Ayer por la mañana me echaron un beso volado desde un paso de peatones. Me entró por la ventanilla en el mismo instante en que el semáforo se ponía en verde y yo pisaba el acelerador.
Revoloteó por la cabina del coche. Tropezó con la palanca de cambios, rebotó contra la ventanilla trasera y volvió hacia mí para acariciarme la mejilla derecha.
Después, se me posó en el corazón y allí se pasó el día.

6 Comentarios

  1. Diego Talavera
    | Responder

    Muy lindo, Angelita. Ya te dije una vez que estos textos tan cortos y poéticos me recuerdan a los cuentos de Max Aub recogidos en el libro «Escribir lo que imagino». Saludos.

  2. Muchas gracias querido Diego. La historia es real. El beso me lo lanzó alguien que tú conoces. Voy a tener que comprarme ese libro de Max Aub. No he leído nada de él, aunque lo estudié en el colegio,

  3. Sergio Naranjo
    | Responder

    ¿Y eso no podía tener un virus, con tanta vuelta en el coche?
    Mira que lo de Michael Douglas, cómo puede acabar uno de mal:
    Que si ahora es que la Zeta-Jones tenía un virus. O que no era la Zeta-Jones y a saber cómó, bueno, perdón, el cómo sí se sabe, digo… con quién se contagió el virus.
    Total, que desconfía de besos volados y revueltos, muchacha, te lo dice Michael Douglas.

  4. Sergio, descuida, en este puedo confiar.

  5. Marisol Ayala
    | Responder

    Angelines, muchos son besos que se cuelan en nuestras vidas y se quedan a vivir en ella. A veces, incluso, silenciosos que llegan sin avisar y sorprenden por inesparados. Como el de tu relato…

  6. Qué bonito Mari, besos que se quedan a vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Ángeles Arencibia
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad